La sostenibilidad más allá de los límites urbanos

sostenibilidad

Andrés Galindo, Director de Inversiones, Valoración y Sostenibilidad en RKS Asset Management

El parque de viviendas en España se encuentra entre los más extensos y envejecidos de Europa. Con alrededor de 26 millones de unidades, un 80% se considera energéticamente ineficiente, una cifra todavía muy alta en un sector cada vez más comprometido con la sostenibilidad. Abordar la eficiencia energética y la sostenibilidad de estas viviendas representa un gran desafío, pero también una oportunidad crucial para avanzar hacia un modelo de vivienda más respetuoso con el medio ambiente. La mejora de la eficiencia energética persigue un doble propósito: reducir considerablemente tanto el consumo de energía como las emisiones de CO2 y disminuir los costes energéticos de los hogares.

Sin embargo, el reto es aún mayor en el parque de viviendas de la España Olvidada: a los retos habituales hay que sumarle retos específicos como la antigüedad de los edificios, su dispersión geográfica y la falta de incentivos adecuados. Invertir en hacer más eficiente y sostenible la oferta residencial fuera de las grandes ciudades es clave para avanzar hacia los objetivos de sostenibilidad de nuestro país y para contribuir a aumentar el atractivo de estas ubicaciones, así como para fomentar la economía circular al aprovechar la infraestructura y recursos ya existentes.

Es fundamental reconocer que una parte considerable de las propiedades en ubicaciones menos buscadas se construyeron antes de la adopción de los estándares energéticos actuales. Por ejemplo, el 60% de estas viviendas carecen de aislamiento térmico, habiéndose construido antes del Código Técnico de la Edificación de 2006. Además, ejecutar proyectos de rehabilitación energética en regiones escasamente pobladas introduce desafíos logísticos significativos, ya que la dispersión geográfica incrementa los costes de transporte y dificulta la consolidación de proyectos. La escasez de profesionales de eficiencia energética en estas localidades puede retrasar aún más las iniciativas e incrementar los costes. Es importante señalar que una proporción considerable de estas propiedades están en manos de instituciones financieras y fondos de inversión, para quienes la posesión a menudo presenta complicaciones.

Por ello, es esencial implementar una estrategia holística que cubra diversos aspectos operativos en esta transformación. En primer lugar, es crucial fomentar la innovación abierta, involucrando a una amplia gama de stakeholders que permitan el movimiento de inversión, financiación e innovación. Esta estrategia debe facilitar el desarrollo de soluciones sostenibles y eficientes económicamente, permitiendo la colaboración entre las empresas, administraciones públicas, comunidades locales y otros actores relevantes para abordar los desafíos específicos de cada área. Al mismo tiempo, tener un profundo entendimiento de los contextos locales es crucial para identificar soluciones adecuadas y calcular con precisión los costes y los recursos necesarios. Además, es imperativo guiar a los inquilinos sobre la gestión efectiva de residuos y prácticas de consumo responsable.

En resumen, para hacer más sostenible y eficiente energéticamente nuestro parque residencial, es necesario incluir en el mapa todas aquellas viviendas situadas más allá de las grandes ciudades, teniendo en cuenta los desafíos específicos que estas presentan. Invertir en estos edificios es crucial para cumplir con los objetivos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima y hacer que estas viviendas sean más atractivas tanto para inquilinos como para inversores.

Además, es esencial comprender que la inversión en áreas no prime no solo se trata de una cuestión ambiental o económica, sino también social. La revitalización de estas áreas puede ayudar a frenar la despoblación y promover el desarrollo local, creando comunidades más resilientes y sostenibles. Al proporcionar viviendas asequibles y de calidad en estas regiones, podemos mejorar la calidad de vida de sus habitantes y, al mismo tiempo, ofrecer oportunidades atractivas para los inversores. Este enfoque integrado no solo beneficia a las comunidades locales, sino que también refuerza el compromiso de España con un futuro más verde y equitativo

Artículo publicado originalmente en Brainsre

Deja un comentario